EL CAMBIO CLIMÁTICO Y LA POLÍTICA AMBIENTAL DEL CHACO

Se desarrolló el pasado 4 de mayo en Castelli una jornada de análisis y debate sobre cambio climático y actividad productiva en el contexto actual. Participaron técnicos y referentes de distintos organismos municipales, provinciales y nacionales y una nutrida participación de pequeños productores nucleados en distintos consorcios de servicios rurales. El objetivo de espacio fue analizar el contexto actual y proponer acciones tendientes al abordaje de esta temática que preocupa a todos los sectores.

El cambio climático nos afecta a todos. El impacto potencial es enorme, con predicciones de falta de agua potable, grandes cambios en las condiciones para la producción de alimentos y un aumento en los índices de mortalidad debido a inundaciones, tormentas, sequías y olas de calor.

Se llama cambio climático a la variación global del clima de la Tierra. Es debido a causas naturales y también a la acción del hombre y se producen a muy diversas escalas de tiempo y sobre todos los parámetros climáticos: temperatura, precipitaciones, nubosidad, etc. En definitiva, el cambio climático no es un fenómeno sólo ambiental sino de profundas consecuencias económicas y sociales. Los países más pobres, que están peor preparados para enfrentar cambios rápidos, serán los que sufrirán las peores consecuencias.

Se predice la extinción de animales y plantas, ya que los hábitats cambiarán tan rápido que muchas especies no se podrán adaptar a tiempo. La Organización Mundial de la Salud ha advertido que la salud de millones de personas podría verse amenazada por el aumento de la malaria, la desnutrición y las enfermedades transmitidas por el agua. España, por su situación geográfica y características socioeconómicas, es muy vulnerable al cambio climático.

CHACO, EL MAYOR DESTRUCTOR DE BOSQUES EN LOS ÚLTIMOS TRES AÑOS
Chaco ocupa por tercer año consecutivo el primer lugar entre las provincias que más destruyen sus bosques nativos. Así lo confirmó el último informe de Greenpeace, que además señala que más de la mitad de estos desmontes se realizaron de forma ilegal.

Durante la gestión del gobernador Domingo Peppo, unas 103.908 hectáreas fueron destruidas entre 2016 y 2018, de las cuales 54.327 eran zonas protegidas por la Ley de Bosques. Para la organización ambientalista es clara la colaboración entre el gobierno provincial y los empresarios agropecuarios. Los cambios de zonificación prediales realizados para desmontar donde la normativa nacional no lo permite alcanzan a 67 fincas y abarcan una superficie de más de 50 mil hectáreas. De esta manera, en Chaco se autorizan desmontes en bosques nativos que habían sido clasificados en Categoría II-Amarillo, donde está expresamente prohibido hacerlo.

Como resultado de las denuncias por Greenpeace y el reclamo de más de 500 mil personas que se sumaron a la campaña por los bosques en Salta, este año, la Nación a través de la Resolución 56/2018 del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, confirmó la ilegalidad de las recategorizaciones que se realizaron, ordenando su suspensión y la remediación de los desmontes. La organización ambientalista entiende que en igual situación,el gobierno de Chaco debe suspender los permisos y derogar las disposiciones inmediatamente.

Según Noemí Cruz, coordinadora de la campaña de Bosques de Greenpeace, “avanzar con la implementación de este artilugio de autorizaciones de desmonte a pedido de los dueños de las fincas, pone en potencial riesgo a cerca de 3 millones de hectáreas del Impenetrable chaqueño. Permitir que se deforeste en esta zona vulnera en forma flagrante la ley nacional vigente e ignora las demandas de la sociedad. Su desmonte tendrá un impacto ambiental significativo y afectará seriamente a muchas comunidades campesinas e indígenas.”
Asimismo, Chaco se encuentra en emergencia forestal, desde la sanción de la Ley de Bosques en 2007 hasta este año se deforestaron más de 400.000 hectáreas, seis veces la ciudad de Resistencia.

Entonces la pregunta es la siguiente ¿sirven estas jornadas de abordaje de esta temática si es el propio gobierno el que avala y autoriza los desmontes que tanto daño le ocasionan al medio ambiente? Seguramente toda acción de concientización en la comunidad es muy valorable, pero si el Estado no se propone implementar una política en serio sobre el cuidado del medio ambiente probablemente nada cambiará en el futuro de las nuevas generaciones.

*Por José María Cuellar (www.diariocastelli.com) 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *