«LAS BOMBAS», EL CUENTO PREMIADO EN LA FERIA DEL LIBRO EN CASTELLI

La Feria del Libro Infantil y Juvenil que se desarrolló en el Ateneo Padre Andrés entre ell lunes 07 de octubre y el  jueves 10 de octubre contó con un amplio cronograma de actividades, entre ellas las presentaciones de producciones literarias y trabajos de investigaciones realizados por estudiantes de distintos establecimientos de Castelli.

Exequiel fue distinguido por el Intendente Oscar Nievas por su obra literaria «Las bombas» presentada en la Feria del Libro en Castelli

En este contexto, el joven Exequiel Rolhaiser que cursa el segundo año en la U.E.G. P. Nº 36 Pío XII,   fue destacado por su cuento «Las Bombas», una producción literaria que recibió un reconocimiento especial por parte los organizadores.

El cuento ganador: 

Las Bombas

Solo queda tierra, polvo y arena desde que ellos corrompieron todo, no distinguimos el día de la noche debido a las nubes si es que así se puede llamar al montón de humo y polvo que flota sobre nosotros.

Dijeron que nos iban a cuidar, pero solo eran patrañas hijas de una artimaña para poder aumentar su credibilidad. Nos lo han arrebatado todo, transformaron lo verde en gris, las nubes en humo y el agua en lodo. En estos momentos de leve claridad que me quedan te vengo a contar cómo fue sucediendo poco a poco esta tragedia.

Todo empieza en una época de reyes y caballeros, ocuparon nuestros bosques para sus castillos, la madera para estructuras que usaron contra ellos mismos, causaron incendios en sus propios hogares y contaminaron nuestros aires. En este punto aún podíamos recuperarnos de todos sus daños, pero llegó ese día negro donde levantaron sus torres de cemento y acero para crear humo y latas de acero capaces de disparar fuego de sus bocas sólo para poder proseguir con sus luchas absurdas que fueron miles y miles cobrando no sólo sus propias vidas sino también los terrenos en los que lucharon y el aire que contaminaron.

Recuerdo esos días donde no se escuchaban sus armas de acero y gritos, “tiempos de paz” lo llamaban ellos, pero para nosotros en ningún momento hubo paz, aumentaron su número y su consumo, pero nunca se bajaron de sus tronos para fijarse en nosotros, simplemente inventaron y tomaron más de nosotros sin siquiera devolvernos el favor un poco, exceptuando una pequeña minoría que intentó  hacerles frente pero sólo retrasó lo inevitable, su propia muerte. Si así es, fue muy tarde cuando se dieron cuenta que lo que más necesitaban venía de nosotros, su alimento, su aire y lo más importante, los materiales que utilizaban para satisfacer sus necesidades y ansias de guerra.

Y yo estoy aquí tirado en el suelo sin poder moverme, lo único que pude ver antes de que todo esto pasara es observar algo caer del cielo y al tocar tierra crear una radiante luz kilómetros lejos de mí, pero siendo tan intensa como para sacar las hojas de los árboles o llevárselos enteros. ¿Realmente lo hicieron?, ¿se destruyeron ellos mismos? Nosotros siendo los más “bajos” desde su vista altiva sabíamos que no debíamos dañar lo que la tierra nos daba, pero ellos simplemente lo han ignorado, los felicito lograron destruir su propio hogar y llevarnos a todos por delante. Ojalá hubieran tomado otro camino, nosotros no pudimos hacer nada ya que somos más débiles que ellos, pero siendo las bestias más inteligentes que habitaron este suelo no se dieron cuenta de todo el daño que causaron a través del tiempo.  Lo único que puedo hacer ahora es despedirme de mi querido hogar. Adiós

Atte: El Zorro

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.