Emotivo homenaje de Armando Candela a “Yony” Cabrera

*Por Armando Candela –  “Yony”, así inauguraba su nombre hace unos años, un hombre joven, robusto, cabello ondulado, sonrisa franca, perenne y luminosa; educación plena, encorvada espalda, en la sucursal del Banco Nación de Castelli; su vida transitaba en ese banco amigo, había venido de la provincia vecina de Formosa donde tenía sus familiares, con el tiempo y esa simpatía inherente y desbordante, se ganó el respeto y el cariño de los empleados del Banco y de todos lo que lo conocíamos.

Tesorero del mismo, pero el 7 de oro del Banco, para reemplazar autoridades del mismo, para los que tuvimos la suerte de compartir su mesa, era un gran asador, el perfecto chef del asado, y desde la parrilla también desparramaba su sonrisa amorosa y cristalina, contrariando a esas caras adustas, compañeros de trabajo y algunos amigos de la institución.

La llegada de la pandemia truncó las reuniones de amigos y el compás de la guitarra y la voz del payador y “Yony” siguió siendo esa cara simpática, el hombre atento, solucionando cualquier problema, estaba en la caja y llevando a diario el cajero, hasta que llega la triste noticia «Yony está mal», lo llevaron a Sáenz Peña y esta nueva enfermedad se ensañó con él y quedamos todos petrificados, sin habla, el Covid se llevó al amigo, al compañero, al padre. Tenía un hijito pequeño de su matrimonio con una joven gringa de una familia muy querida de aquí, ese pequeño era el fruto de amor y de su bondad, quizás el premio mayor a todo lo que nos brindaba a su atención, simpatía, a darse a sus semejantes.

Partió “Yony”, este virus desquiciado, artero de un país lejano vino a incrustarse en esa figura tan querida, dejando desvalidos a sus familiares y amigos, a sus compañeros, a todos los que tuvimos la suerte de compartir un pedazo de su vida.

Yony, no creía que bajo ese nombre tan ajeno al sentir gaucho, podría encontrar un verdadero hombre de bien y gaucho en toda su dimensión.

Tengo 84 años, la edad de mi querido Castelli, estuve en la inauguración de este Banco amigo, me gustaría que venga de la regional, autorizados para destacar su nombre » Yony» Cabrera en algún lugar de esta sucursal.  Llevaré tu sonrisa bonachona, viril y simpática en un lugar tallado, como símbolo de amistad y en el trabajo como un verdadero ejemplo.

Adiós Yony…tu paso por Castelli fue quizá fugaz pero dejaste una huella profunda en todos los que te conocimos, ese virus extranjero no va a borrar todo lo que fuiste: humildad, educación, simpatía con el prójimo, y las vivencias de los que tuvimos la dicha de compartir tu vida.

*Por ARMANDO MARCELO CANDELA – DNI 7.454.862 (Castelli)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *