A un mes del pico el Paraná sigue en nivel de alerta

Sólo 14 centímetros bajó en la última semana el nivel del Paraná en Barranqueras. El viernes al mediodía se ubicó en 6,14 metros, todavía sobre el nivel de alerta pero con franca tendencia decreciente. “Está en bajante todo el tramo argentino-paraguayo. En esta región se nota que baja lentamente porque está descargando el río Paraguay, que está muy cargado. Ese seguirá siendo el comportamiento por una semana más”, describió Hugo Rohrmann, de la Dirección de Estudios Básicos de la Administración Provincial del Agua (APA).

 

Según explicó, la continuidad de la bajante y la normalización dependerán de las precipitaciones que se registren tanto en el tramo argentino-paraguayo del Paraná como en el Iguazú y en la zona sur del Brasil.

Fue hace un mes, el 3 de marzo, cuando el río marcó en Barranqueras el pico de 7,18 metros. Desde entonces, comenzó un lentísimo retroceso que hasta la fecha no logró sacar a la región del nivel de alerta establecido en los 6 metros.

“En líneas generales tiene que bajar los 6 metros para que el agua deje de ingresar en el valle de inundación. Con los niveles actuales, el agua sigue afectando desde Las Palmas hasta el límite con Santa Fe”, reveló Rohrmann, mientras recordó que con una altura de 5,70 metros se produce el corte del camino hacia la Isla del Cerrito.

Esta situación de crecidas –con etapas de picos que superaron ampliamente los 7 metros– se sostiene desde hace cinco meses en la provincia y está directamente asociada con la incidencia del fenómeno del Niño.

“La semana que viene actualizaremos el informe mensual que damos para el trimestre abril-junio. Entonces es muy probable que se consigne que hasta mayo se registrarán crecidas que alcanzarán los 6 a 7,50 metros en Barranqueras”, adelantó el especialista de la APA. Aunque dejó claro que siempre está latente la posibilidad de inundaciones importantes, como las de 1983 y 1998.

Condiciones para una crecida histórica

Para que la provincia registre nuevamente aquellas crecidas históricas –de acuerdo con Rohrmann– deberá materializarse una situación en la que el Paraná llegue a los 7 metros y, al mismo tiempo, se registren lluvias importantes sobre la cuenca del Iguazú. Entonces, “automáticamente el Paraná elevaría su nivel acá y podría acercarse a los 8 metros”, indicó.

Finalmente, como dato de la realidad que plasma la incidencia del Niño, reveló que en el centro de la provincia de Santa Fe se produjeron días pasados lluvias de 150 a 300 milímetros, las que provocaron el corte de la ruta nacional 11 a la altura de San Justo. “Es un signo claro del fenómeno, que se puede dar durante abril también en esta zona”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *