Alberto Fernández extendió la cuarentena hasta el fin de Semana Santa y advirtió contra los despidos

Lo anunció tras una videoconferencia con los gobernadores. La primera etapa del aislamiento terminaba el martes. Fundamentó su decisión en la opinión de los especialistas. Duro mensaje a los empresarios que echen trabajadores.

Primero, Alberto Fernández escuchó a los especialistas. Luego sumó músculo político para confirmar lo que era un hecho: la cuarentena total por el brote de coronavirus tendrá una segunda etapa hasta el domingo 12 de abril a la medianoche, cuando termine la Semana Santa.

En Olivos, el Presidente repitió un ritual casi idéntico al del jueves 19 de marzo cuando dispuso el aislamiento obligatorio: primero charló con expertos médicos que recomendaron extender, luego mapeó la opinión y el respaldo de los gobernadores.

En el atardecer de la quinta presidencial, mantuvo una «cumbre virtual» con los mandatarios para escuchar el análisis de cada uno sobre la eficacia o no de la cuarentena y el impacto económico y social.

«Los resultados son interesantes, son buenos. Nos alientan», dijo al inicio de su mensaje y habló de «ganar tiempo» para preparar el sistema de salud para enfrentar la pandemia.

«Tenemos que estar contentos como argentinos porque nos quedamos en nuestras casas y cumplimos el compromiso de cuidarnos», planteó y repitió la que despunta como su frase fetiche: «Nadie se salva solo».

Hizo, además, una punteo de las medidas que tomó el Gobierno -de congelar alquileres a ayudar a empresas a pagar salarios-, agradeció al personal de salud y de seguridad, y elogió que la gran mayoría cumplió con el aislamiento.

En la charla con los gobernadores deslizó que más adelante podría haber alguna flexibilidad de la cuarentena para actividades puntuales y para zonas sin casos pero lo grueso se mantendrá. Un caso puntual: no volverán las clases.

Fernández tiene una posición tomada y la repitió en la teleconferencia con los gobernadores. «De la economía se vuelve, de las muertes no se vuelve más. De la caída del PBI se vuelve, de la muerte no», dijo en la cumbre online y la repitió cuando hizo el anuncio ante los medios. No se trata de restringir la libertad sino de proteger nuestra salud y nuestras vidas

Se mostró, además, muy duro con los empresarios por las subas de precios y los despidos. Justo en medio del anuncio de Techint Ingeniería y Construcciones de que despedirá 1.450 trabajadores, el Presidente dijo el domingo a la noche: «Voy a ser muy duro con quienes especulan con esta situación y con quienes despidan gente». Y agregó: «Es momento no de perder, sino de ganar menos» sintetizó.

En la charla privada con los gobernadores fue más duro. «Hace falta que los especuladores tengan un castigo y si les duele el bolsillo mejor», dijo y detalló que el Gobierno destinó 340 mil millones de pesos a medidas para ayudar a las empresas. Pidió, además, poner el foco en los barrios mas humildes «por el hacinamiento» y que los gobernadores garanticen el tránsito de los camioneros.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.