Después varios meses, habilitaron las actividades gastronómicas y religiosas en Castelli

Bajo estrictas medidas de seguridad, los restaurantes, bares y bares, como así también las celebraciones religiosas,  las ferias de artesanos y visitas  programadas al Malhá  volvieron a funcionar en Castelli  desde este lunes 20 de julio.

A través de la Resolución N° 624/20, el intendente Pío Oscar Sander  establece que en el caso de los restaurantes y bares,  podrán  funcionar en determinados horarios pre-establecidos aplicando un estricto protocolo de bioseguridad.

La nueva normativa entró en vigencia este lunes 20 de julio  para el funcionamiento controlado de restaurantes, bares y confiterías  en los horarios de 10:00 hs. a 14.00 hs. y de 18.00 hs. a 21.00 hs. Aclara que luego de las 21.00 hs. y hasta las 00.00hs podrán continuar con la modalidad delivery a domicilio.

Además establece que los propietarios deberán contar con un legajo de reservas que permita identificar, horario y personas que comparten la reserva, nombre completo, dirección, números de teléfono, etc, para poder realizar el seguimiento ante la aparición de una persona que posteriormente presente síntomas compatibles con COVID-19, entre otros puntos.

En el primer día, algunos restaurantes ya habilitaron la atención al público donde se pudo observar gran presencia de personas que volvieron a disfrutar de esos momentos únicos

Reuniones religiosas

En el caso de las reuniones religiosas y celebraciones de  los distintos credos, se podrán realizar bajo estricto cumplimiento de los protocolos confeccionados coordinadamente juntos al sector. En tal sentido, se encuentran habilitadas las celebraciones religiosas de lunes a domingos de 8.00 hs a 20.00 hs. con un máximo de 15
participantes.

Además, quedan habilitadas las actividades de artesanos en la Plaza San Martín, como así también visitas recreativas al camping El Malhá, todo respetando los cuidados y protocolos de seguridad.

En la misma Resolución, Sander ratifica las restricciones y cese de todo viaje hacia las localidades denominadas críticas en base a los informes epidemiológicos de salud, salvo cuestiones de urgencia y justificadas.

Además, deja en claro las responsabilidades de los propietarios de cada rubro a la hora de aplicar los protocolos de seguridad para el cuidado de la población; recordando que “en caso de incumplimiento serán pasibles de las sanciones,
imponiéndose multa pecuniaria de 300 a 500 Unidades Fijas (valor actual de Litro de Nafta  Súper YPF)” y que en caso de reincidencia se procederá a la clausura de los locales habilitados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *