DOLOR EN CASTELLI POR LA MUERTE DE PATRICIA RESLER

María Patricia Resler tenía 38 años y tenía un pequeño emprendimiento comercial de venta de ropas en el barrio Juana Azurduy de esta ciudad. Su pareja, César Edgardo Heim de 41 años, llegó hasta al lugar, le disparó con un revólver calibre 32 largo y posteriormente se quitó la vida con la misma arma.

Patricia quedó tirada en el piso gravemente herida y una vecina alertó a la policía e inmediatamente fue trasladada al servicio de emergencias del hospital del Bicentenario. 14 horas después falleció producto de un shock neurogénico ocasionado por el impacto de un proyectil en la cavidad craneana. El hombre murió en el acto y la policía encontró en el lugar el arma de fuego utilizada y tres vainas servidas.

Los vecinos explicaron que estas personas tenían una relación de pareja desde hacía algunos años, y que el viernes alrededor de las 19,30 el hombre llegó a la tienda donde fue recibido por Patricia Resler y a los cinco minutos se escucharon tres disparos.

El director del Hospital de Castelli, doctor Fernando Acosta, confirmó el deceso de la paciente producido alrededor de las 10 de la mañana del sábado. El médico explicó que Patricia ingresó en shock neurogénico producto del impacto del proyectil dentro de la cavidad craneana, en un estado muy delicado. “El cerebro es la computadora del cuerpo, al producirse un gran corto circuito el cerebro se tiende a apagar y se provoca el shock. Todas las actividades de los órganos del cuerpo como la respiración, el mantenimiento de presión arterial , la función cardíaca, entre otras, entran en una pausa que se denomina shock neurogénico, en este caso producto de un mal funcionamiento del cerebro por la lesión”, detalló el doctor. En este sentido, explicó que “lo que se hizo fue la entubación de la paciente para asistirle mecánicamente la respiración, además la presión sanguínea cae por lo que se utilizaron drogas para mantener la circulación”. No obstante, a pesar del gran esfuerzo de los profesionales, Patricia no pudo salir adelante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.