El gigante ha caído, no pudo llegar a los cien años

Pudo soportar el embate del clima, de los mercados, de las crisis financieras y económicas, de los embates en la dictadura militar, pero no pudo superar la desatención del hombre, de alguna dirigencia, que debía cuidar de los intereses, como tampoco pudo soportar deslealtades de algunos socios.

No pudo cumplir su esperado centenario. Ha caído a los 83 años de vida, y como si fuera una burla del destino, en vísperas del Día Internacional del Cooperativismo.
“Creeme que he llorado, en soledad, al enterarme de la noticia”, le dice a este periodista un analista de esta ciudad, cuando compartíamos la decisión de María Laura Praxedis Zovak, jueza de Primera Instancia Civil y Comercial Nº 2 de Sáenz Peña, que decretó la quiebra de la Cooperativa Agropecuaria La Unión Limitada, en el marco de un largo proceso que llevó el concurso preventivo, bajo expediente N° 3919 del año 2003.

DOLOR EN EL ALMA

Cuando en la calurosa mañana del 6 de febrero de 2017 fuimos con un equipo de NORTE a visitar las instalaciones de la gloriosa cooperativa, encontramos a un familiar de un antiguo socio de La Unión, y nos dijo con angustia: “No va a quedar ni el cartel con la leyenda Cooperativa La Unión, porque se va a colocar otro ofreciendo en alquiler el salón y luego todo se convertirá en un gran negocio inmobiliario”.

Todo parecerá distinto. El ensanche sur, transformado por la presencia de la Universidad del Chaco Austral, tiene hoy otra fisonomía. En las últimas dos décadas se fueron de allí la Comercial Belgo-Argentina, la agroquímica Sanea, la Metalúrgica Yarros que se trasladó al parque industrial y allí terminó cerrando, y ahora le toca el turno a La Unión Limitada.

La caída de La Unión es parte de las complicaciones de todo el sector cooperativista del Chaco, con múltiples razones como el desplazamiento de la zona de producción de algodón hacia el sudoeste y ahora hacia provincias como Santa Fe y Santiago del Estero.

Con deudas con la AFIP-DGI, Anses y otros organismos, además de juicios laborales interminables, La Unión Limitada tocó fondo y ahora debe bajar sus persianas, porque así termina este capítulo con una decisión judicial tomada solo horas del día del cooperativismo y diez antes del día de la Independencia.

LUCHAS, SUEÑOS Y DERROTA FINAL

La institución nació el 7 de febrero de 1937 en lo que hoy es la calle Comandante Fernández y su historia estuvo siempre vinculada con esfuerzos, luchas y conquistas que formaron el progreso de Sáenz Peña pero también el fortalecimiento del sistema cooperativo.

Difícilmente alguno de los 30 emprendedores trabajadores de la tierra que decidieron agruparse aquel 7 de febrero de 1937 dando lugar a la creación de la Cooperativa Agrícola La Unión limitada se hubiera imaginado su estado en la segunda década del siglo XXI.

No pasó mucho tiempo desde aquel 1937 la materialización del fenómeno expansivo que significó el asociativismo promovido por miembros de una inquieta colectividad checoeslovaca que por entonces se caracterizaba por un preponderante rol protagónico en la vida social y económica de la joven ciudad.

Muy pronto y después de acopiar en 1937 sus primeras 292 toneladas de textil, a fines de 1938 la entidad cooperativa no tenía gerente, pero duplicó su padrón a 61 asociados, siendo presidida por Valerio Derka.

Las historias y anécdotas son muchas. Pero hasta aquí se llegó. El sistema cooperativo sigue siendo el mismo, no ha fallado. Han fallado algunos dirigentes, que no lograron adaptarse a los nuevos modelos que imponen el mercado, la competencia, el consumo y la era tecnológica. Ahora es tarde. Adiós, cooperativa La Unión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *