Juraron los nuevos funcionarios provinciales

El gobernador Jorge Capitanich tomó juramento en la mañana de este miércoles a los nuevos titulares del Ministerio de Educación y del Instituto de Cultura, Aldo Lineras y Francisco Romero, respectivamente, quienes reemplazaron a Daniela Torrente y Mariela Quirós.

El mandatario, quien estuvo acompañado por la vicegobernadora Analía Rach Quiroga, agradeció a las funcionarias salientes y deseó los mejores deseos a Lineras y Romero “para contribuir a cumplir los objetivos y las metas que nos propusimos con el Plan Chaco 2030”.

Aseveró que cumplir los ejes trazados en el Plan requiere consenso y construcción mediante el diálogo y la articulación con múltiples actores. “Nuestra responsabilidad en esta etapa de gobierno es escuchar, gobernar y hacer”, aseveró.

“Creemos que el proceso de transformación educativa exige la articulación y construcción de consensos y esto requiere a la multiplicidad de actores que forman parte de la comunidad educativa, desde los trabajadores docentes, padres y el Estado”, mencionó.

Dijo que “la pandemia trastocó absolutamente todo lo que habíamos iniciado en diciembre del 2019 por lo que se requiere volver a iniciar este proceso de diálogo interactivo que nos permita escuchar y trascender en términos de diseño de políticas públicas”.

Mencionó que como consecuencia de las políticas implementadas durante la última gestión de Gobierno a nivel nacional hicieron que el salario se deprecie por lo que recuperarlo “es la premisa indispensable para recuperar consumo, la demanda agregada y crecimiento robusto y sostenido de la economía Argentina”. Agregó que si bien es un camino largo “el pueblo no puede esperar, han sido demasiado años y la paciencia se agota y eso es muy importante entenderlo y comprenderlo”.

Aseguró que “la premisa indispensable en estos tiempos tiene que ver con educación de calidad y esto no se logra en un contexto de conflicto, por lo que es necesario no solamente escuchar, sino también comprender y construir consensos”. Mencionó que esto no es fácil y en especial “en una sociedad en donde estrategias deliberadas promueven la polarización extrema con el objeto de garantizar la administración sobre la base de incluidos y excluidos”.

“Nosotros tenemos que incluir a todos y todas y tenemos que ser capaces de entender que la equidad es el preludio de la calidad y en ese contexto garantizar derechos en forma universal implica un esfuerzo de organización del Estado y entender que la formación educativa tiene que ser sistemática para propender a esa calidad”, explicó.

Aseguró que el gran desafío en esta etapa “es entender que el sistema educativo debe atenuar el conflicto y debe generar la perspectiva a través de una mirada muy particular que garantice el derecho a la educación, y eso se hace en el aula”. “Vamos a hacer el máximo esfuerzo de nuestra parte, pero también es necesario el esfuerzo de todos los actores”, valoró.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *