La Casa del Bicentenario será un centro de arte contemporáneo

Cambio de rumbo. Una de las instituciones culturales creadas por el kirchnerismo deja de dedicarse a la Historia para ocuparse de la producción artística de hoy.

Otro icono de la cultura K cambia de rumbo. Hace casi seis años, abrió sus puertas la Casa Nacional del Bicentenario. Fue, justamente, en el marco de los doscientos años de la Revolución de Mayo, que se celebraron con un festival grandilocuente y millonario con epicentro en la Avenida 9 de Julio. En Riobamba al 900, la Casa fue una de las varias instituciones culturales con las que el kirchnerismo puso su marca en una ciudad de Buenos Aires gobernada por el PRO. Así, la Casa exhibió, por ejemplo, una muestra sobre el amor en la que aparecía la entonces presidenta Cristina Kirchner como una de las figuras asociadas a ese sentimiento, junto a Moria Casán y al cantante (y “Potro”) cordobés Rodrigo. Y organizó, sobre todo, exposiciones sobre las mujeres, la música, los trabajadores y la economía en la Argentina, siempre desde una perspectiva histórica que abarcara el período entre 1810 y 2010. Ese enfoque está a punto de cambiar. Es que la historiadora del arte Valeria González (1966) acaba de asumir como directora de la Casa y cuenta: “Ahora planteamos una segunda etapa que mire hacia el arte contemporáneo argentino”.

“Nos planteamos nuevos desafíos a partir de una herencia de la gestión anterior que valoramos mucho”, dice, amable, González, en referencia al trabajo que hizo su antecesora, Liliana Piñeiro. Ella -Piñeiro- fue una de las pocas funcionarias provenientes del kirchnerismo sostenida por el macrismo, pero -se dijo que para no tener que achicar la planta- renunció a mediados de enero.

“El objetivo de trabajar el significante ‘Bicentenario’ a través de muestras históricas sobre estos doscientos años se cumplió sobradamente durante la gestión de Piñeiro. Seguir con ese modelo implicaría repetirnos; nos paramos sobre esta herencia recibida para volcar nuestra mirada hacia el arte contemporáneo argentino”, dice González . Para convertirse en directora de la Casa, la historiadora presentó un proyecto en el que proponía una muestra con este eje que, según su estimación, se inaugurará en julio. Eso sí: no sabía ni sabe -sostiene- con cuánto presupuesto cuenta la entidad estatal para la que se propuso como candidata y en la que trabajó como curadora de exposiciones temporarias en varias ocasiones.

“En este momento no contamos con un centro cultural de carácter nacional en la Ciudad de Buenos Aires plenamente abocado a ser un centro de arte contemporáneo de excelencia”, sostiene González.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.