Perrando: primer allanamiento y muchas dudas sobre lo que ocurrió

Dos días después de la resonante denuncia, este viernes la Justicia allanó por primera vez el área de mantenimiento del nosocomio.

Se trató de una orden del fiscal en turno, Roberto Villalba, a cargo de la investigación iniciada tras la denuncia de autoridades del nosocomio sobre un presunto atentado que dejó sin suministro de aire comprimido los respiradores de varios pacientes internados en el área Covid-19 de la Pastilla 6.

A pesar de que el miércoles varios medios habían informado sobre la realización de un allanamiento, lo cierto es que el de este viernes fue el primero y, hasta ahora, único procedimiento concretado en el Perrando por este hecho.

Además se supo que el fiscal Villalba tomó declaraciones testimoniales y pidió varias pruebas más, esperando poder determinar si se trató de un atentado o una falla de técnicos.

Al respecto una fuente de la investigación dijo a NORTE que ‘no hay que descartar ninguna hipótesis y se está trabajando en varias líneas investigativas. No se puede dar por confirmado que fue un acto criminal‘, alejándose -al menos por ahora- de la contundencia de las primeras versiones que se dieron a conocer.

Sobre el allanamiento, se supo que se secuestraron decenas de planillas vinculadas con datos sobre horarios y personal que trabaja en dicho sector. Asimismo se había indicado que los investigadores se encuentran analizando imágenes captadas por las cámaras de seguridad.

Por el hecho, que según el Procurador General, Jorge Canteros, podría haber causado varias muertes, el gobierno provincial anunció que el Estado pedirá ser querellante.

“Tanto para la directora como para el codirector, ésta fue una maniobra irracional de alguien que conoce el tema, de un técnico, de alguien que sabe cómo se cierra la llave de aire comprimido porque el lugar al que accedieron es el techo, el último piso, la terraza de lo que sería el último piso del hospital, donde están todas las tuberías de oxígeno, de aire comprimido, las de agua, de calefacción, las de aire acondicionado, todas esas líneas pasan por ahí”, dijo Canteros días atrás.

“El que hizo el trabajo necesitó una llave inglesa para poder cerrar y aparte conocer el lugar y lo que iba a hacer”, afirmó tras conocer la denuncia de los funcionarios del nosocomio.

El caso comenzó a tener repercusión a nivel nacional en distintos medios que incluso lo vincularon con un intento de ‘desestabilización del sistema sanitario‘ el día que estaba prevista la visita del presidente, que finalmente no se concretó, aunque sí llegaron otros funcionarios.

FUENTE NORTE DIGITAL

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *