PREOCUPANTE CONDICIONES DE ALOJAMIENTO EN LAS COMISARÍAS DE MIRAFLORES Y NUEVA POMPEYA

Dos medidas judiciales recientes revelan las condiciones inhumanas que padecen los detenidos en las comisarías de Miraflores y de Misión Nueva Pompeya. La situación es preocupante porque desnuda el gran déficit edilicio de las dependencias policiales y la falta de provisiones de elementos esenciales por parte del Estado provincial. En Nueva Pompeya, alojan hasta 25 personas en un espacio de nueve metros cuadrados con escasa ventilación y con temperaturas superiores a 40 grados. En Miraflores, hay dos celdas de cuatro por cuatro donde se alcanzan a alojar hasta 20 personas en las mismas condiciones de hacinamiento. La Justicia ya intimó al Poder Ejecutivo a solucionar de manera urgente esta situación a fines de garantizar condiciones esenciales de dignidad y salubridad a los reclusos, y en el caso de Nueva Pompeya se prohibió el alojamiento de personas hasta que se realicen las adecuaciones de las celdas.
La abogada de Castelli, Carolina Aquino, promovió recientemente una acción de Habeas Corpus correctivo de carácter colectivo a efectos de que se mejoren las condiciones de detención de las personas alojadas en la Comisaría de Miraflores. Aquino planteó que tomó conocimiento de las condiciones inhumanas de detención de más de diez personas alojadas en la Comisaría de Miraflores a través de testimonios de uno de los reclusos y de familiares que le comunicaron que el hombre padece una enfermedad en sus ojos y que no se le ha brindado el tratamiento adecuado, además de otros padecimeintos que sufren todos los detenidos en dicha comisaría, lo que atenta contra la dignidad, la salud y la vida de los detenidos.
En la media planteada, la abogada explica que la celda donde se aloja su defendido es muy pequeña, con escasa ventilación y posee una sola cama; es el lugar donde conviven ocho personas más. “Tiene techo de chapa y en esta época del año con las altas temperaturas se convierte en un horno”, describe. Además, agrega que “en la comisaría no hay agua apta para el consumo humano y que el presupuesto asignado para alimentación no es suficiente, de manera que si los familiares no les suministran alimentación y agua, los reclusos quedan a la buena de Dios”. Además, plantea otros puntos como el régimen de visitas y falta de atención sanitaria para los detenidos.
Un reciente relevamiento indica que casi la totalidad de los detenidos están con prisión preventiva y que hay al menos dos que ya superaron los dos años de privación de la libertad sin una sentencia judicial ya que aún no han sido sometidos a jucio.

“Peor que animales”

El informe del equipo de asistentes sociales del Poder Judicial basado en los testimonios de 11 detenidos en la Comisaría de Miraflores, expresa que todos se encuentran en condiciones inhumanas, hacinados “peor que animales”. Al respecto, el Jefe de esta dependencia policial, Comisario Walter López, informó a la Justicia que la Comisaría cuenta con dos celdas de cuatro por cuatro donde albergan 11 detenidos y reconoció que de acuerdo con los parámetros de comodidad, seguridad e higiene las condiciones de las celdas son desfavorables. También explicó que la alimentación diaria para los reclusos se la proveen sus respectivos familiares, aunque aseguró que cuentan con el servicio de la cocina del hospital de esa localidad.
En Nueva Pompeya, el defensor oficial, Pablo Kleisinger, presentó una medida similar donde plantea las condiciones inhumanas de los reclusos de la Comisaría de esa localidad. “Las condiciones edilicias donde se alojan los internos son absolutamente inhumanas y constituyen una situación de tormento innecesario para cualquier ser humano”. Describe que son solomamente dos celdas de nueve metros cuadrados en total donde llegaron a estar hacinadas hasta 25 personas sin ventilación, con temperaturas superiores a los 40 grados.

SOLUCIONES INMEDIATAS

En el caso de Miraflores, un Resolución de la doctora Gladys Regosky, jueza de la Cámara Multifueros de Castelli, ordena al Ministerio de Seguridad de la Provincia a que solucione de manera urgente esta situación, suministrándoles los cuatro alimentos diarios a los reclusos y que provea de camas, colchones, colocación de ventiladores y ventilación a las celdas y adecuación de las instalaciones acorde a la cantidad de detenidos que regularmente se alojan. También ordenó que se garantice la atención médica de los detenidos y que se incrementen los días de visitas para los familiares.
Por su parte, la Jueza Multifueros de Misión nueva Pompeya, doctora Noelia Almirón, resolvió hacer lugar al Habeas Corpus presentado por el abogado Kleisinger a favor de los internos alojados en la comisaría de esa localidad. Además, dispuso el traslado de los detenidos hacia otras dependencias con mejores condiciones y ordenó al Poder Ejecutivo de la provincia que en un plazo máximo de seis meses se ejecute un plan de refacciones de la Comisaría de Nueva Pompeya donde incluya ampliación del sector de celdas, construcción de sanitarios y provisión de agua potable; y que se contemple la posibilidad de la construcción de un nuevo edificio para dicha comisaría. También, prohibió a la Jefatura de Policía del Chaco el alojamiento de personas en la comisaría de esta localidad hasta que se realicen las modificaciones edilicias ordenadas por la Justicia.

*Por José María Cuellar  (Publicado el 31/12/2017 en edición impresa de Diario Norte)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *