Revelan casos donde habrían “plantado” droga para simular operativos contra el narcotráfico

La Justicia avanza en determinar si “liberaban” la zona para el paso de cargamentos de estupefacientes.

La investigación del Ministerio Publico Fiscal por el armado de causas, asociación ilícita y falsedad ideológica, motivaron una serie medidas como allanamiento al escuadrón 1 de Gendarmería con asiento en Sáenz Peña con detención de varios efectivos entre ellos el subjefe de la unidad, va mostrando una serie de hechos que amenazan con convertirse en un verdadero escándalo a nivel nacional por la posible vinculación con narcotraficantes.

En tal sentido, se pudo saber que en el ”armado de causas” colocaban la droga simulando operativos que luego terminaban por “liberar” la zona y la justicia avanza en determinar si lo hacían para el paso de cargamentos de estupefacientes.

Señala la investigación que de acuerdos a datos aportados por la Dirección Antidrogas de Gendarmería Nacional en cuanto a procedimientos en los que hubieran intervenido efectivos del Escuadrón 1 desde el 1 de enero de 2021 hasta julio pasado, para detectar qué prevenciones podían resultar parte del accionar ilícito investigado y la identidad de quienes estarían detrás de ello.

Así, se cotejaron los Libros de Novedades de la Guardia de Prevención del Escuadrón 1 “Roque Sáenz Peña” y las Ordenes de Patrulla confeccionadas por personal de esa dependencia. Es decir, la documental en las que se dispone qué efectivos o parte del personal de la dependencia hará determinada labor fuera del Escuadrón, vinculada con tareas de prevención general, ya sea la instalación de un puesto de control o el recorrido de una zona determinada, entre otras.

De esta forma, solamente en el período indicado, se detectaron al menos cinco procedimientos de prevención que podrían vincularse con los sucesos investigados.

SECUESTRO DE DROGA, PERO SIN DETENIDOS

Con estos elementos,  la Procuraduría de Narcocriminalidad de la Dirección de Investigaciones del Ministerio de Seguridad de la Nación analiza que en los operativos curiosamente se produjo el secuestro de material estupefaciente y no hubo personas detenidas, como así también que se asentaron de manera similar las circunstancias que los motivaron.

En efecto, se desprende que en todas esas prevenciones se asentó que se advirtió un moto vehículo cuyos ocupantes se dan a la fuga tras percibir la presencia de la fuerza de seguridad y se descartan de cierta cantidad de material estupefaciente, que es secuestrado en las inmediaciones sin poder aprehenderse a las personas sospechadas.

 

La Justicia avanza en determinar si liberaban la zona para el paso de cargamentos de estupefacientes (foto ilustrativa).

 

LA DROGA “HALLADA”

Asimismo, se puso en evidencia a partir el cotejo documental que intervenían invariablemente en esos procedimientos los mismos gendarmes investigados ya sea procediendo directamente al secuestro de la droga “hallada” o bien dando alguna directiva a otra patrulla que finalmente daba con el material estupefaciente en una zona previamente indicada por alguno de los investigados.

LOS LLAMABAN, PERO PARA RASTRILLAR OTRO LUGAR

En  la minuciosa investigación, llama poderosamente la atención que, pese a lo dispuesto previamente en las órdenes de patrulla, en las que se indicaba al personal de prevención que debía apostarse o recorrer una determinada área, los efectivos eran destinados a “rastrillar” otro sector por orden verbal de los investigados. Es decir, se variaba la función previamente establecida a las patrullas para que secuestraran la droga “colocada” previamente por los investigados, efectivos del mismo Escuadrón.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *