Se hicieron pasar por empleados del banco y le robaron 5 millones de pesos y 20 mil dólares al dueño de la Cochería Miranda

El hecho ocurrió durante las últimas horas del día martes 16 de enero luego de que una mujer se comunicara telefónicamente con el propietario  de la histórica funeraria «Cochería Miranda» haciéndose pasar por una de sus hijas,  para avisarle que dos supuestos empleados del Nuevo Banco del Chaco pasarían en lo inmediato a recibir el dinero acumulado para el cambio de billetes de baja denominación por billetes nuevos y de alta denominación.

Se trataba de una maniobra de estafa que finalmente se concretó cuando a los pocos minutos del llamado,  dos hombres arribaron al domicilio del ciudadano Carlos Guillermo Miranda y se llevaron la suma total de 5 millones de pesos y 20 mil dólares. En la causa interviene el Fiscal Gerónimo Roggero y la investigación es realizada por agentes de la  División de Investigaciones de Castelli.

LA CRONOLOGÍA DEL HECHO

Según denunció el propietario de la funeraria, Carlos Guillermo Miranda de 86 años,  el día martes 16 de enero alrededor de las 18:15,  una de sus hijas que le ayuda en el negocio se retiró del lugar con el fin de viajar a su domicilio  en la localidad de Villa Rio Bermejito. Luego, alrededor de las 20:15 horas, recibió un llamado  a su teléfono fijo desde el número  3644-471268, donde una voz femenina  se hizo pasar por su hija que se había retirado momentos antes, expresándole que personas del Nuevo Banco del Chaco se harían presente en el domicilio con la finalidad de recibir el dinero acumulado para el cambio de billetes de baja denominación por billetes nuevos y de alta denominación.

A los pocos minutos,   efectivamente se hacen presente dos hombres, cuyos datos de identidad se desconocen,  a quienes les hizo entrega de un canasto de mimbre con una bolsa de nylon conteniendo la suma de $ 5.000.000 discriminados en billetes de 100; 200; 500 y 1.000, y 20.000  dólares, discriminados en billetes de 100. Los estafadores le manifestaron en ese momento que  realizarían la supuesta diligencia y que en unas horas ya le devolverían el dinero cambiado. Sin embargo, nunca regresaron.

ADVIRTIÓ DE LA ESTAFA 

Cuando pasaron  dos horas del hecho, Carlos Miranda  se dirigió  a la casa de su único empleado A.E. a quien le contó lo sucedido y le  solicitó que se comunique con su hija en virtud de que no lo lograba comunicarse. Finalmente, este hombre logró contactarse telefónicamente con la hija del damnificado,  quien negó haber mantenido comunicación telefónica con su padre. En ese momento advirtieron que finalmente se trataba de una estafa millonaria que padeció esta histórica familia que desde hace década tiene este emprendimiento familiar en la ciudad.

Luego de las declaraciones testimoniales a la hija del damnificado, se dio intervención al Fiscal en turno N° 02, Dr. Agustín Roggero, quien dispuso que en virtud a lo complejo del hecho que el expediente sea elevado a la División de Investigaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!