“Somos Monte” asegura que todavía no se conoce al autor de los desmontes en La Fidelidad.

En el marco del Día Mundial del Medio Ambiente, desde la organización Somos Monte emitieron un comunicado donde aseguran que todavía no se supo quién fue el autor de los desmontes realizados en territorios formoseños pertenecientes a la Estancia La Fidelidad, frente al Parque Nacional El Impenetrable. 

EL COMUNICADO DE PRENSA

“Han pasado más de dos meses desde que se difundió la noticia de un desmonte en la estancia La Fidelidad en la Provincia de Formosa, frente al Parque Nacional El Impenetrable, durante la cuarentena. Las imágenes satelitales Sentinel2 demuestran que a los pocos días de la denuncia, los trabajos en el predio fueron interrumpidos. Pese esto todavía no ha sido posible rastrear quien fue el autor de tales picadas. Se acercó un pedido de informe al Ministro de Producción y Ambiente de la Provincia de Formosa, en el que, más allá de denunciar el desmonte en curso y expresar preocupación por la superficie en riesgo, se pedía información acerca de la actual situación de La Fidelidad respecto a la zonificación prevista por la Ley de Bosque 26.331, eventuales permisos de explotación a partir del 2010, y eventuales actas de infracciones labrados en el mismo periodo. La respuesta oficial del Director de Recursos Naturales y Gestión de la Provincia de Formosa, el Ing. Julio Ramón Soupet, con fecha 7 de mayo, roza lo subreal: “la información sobre la que se sustenta su requerimiento resulta totalmente falsa, por cuanto no hay ningún desmonte en tal predio ni en sus alrededores” “(…) no existiendo permiso de desmonte alguno en el predio, ni surgiendo de las fiscalizaciones realizadas un hecho como del que ha sido usted informado.”
Las imágenes satelitales muestran una versión de los hechos bastante distinta y que no deja lugar a dudas: un total de 38 km de picadas rectas abiertas (cuatros de aproximadamente 7km y una transversal de 10km). Los trabajos comenzaron a mediados de febrero del 2020 y continuaron durante el periodo de aislamiento social, preventivo y obligatorio hasta el momento en que se hicieron de público conocimiento.

Estos tipos de deslindes son los que comúnmente se utilizan en agricultura para delimitar los lotes antes de desmontarlos, como cualquiera que trabaje en el campo sabe y es por esto que se pide información acerca de un posible “inminente desmonte”, al no ser que servían para jugar al “tate-tí” desde el espacio. Cabe señalar que las imágenes Sentinel 2 son publicas, gratuitas y accesibles a todos (*), además de representar un herramienta básica, hoy en día, para cualquier ingeniero agrónomo.

Sorprende entonces que el Ministro nos quiera convencer de que no hubo desmontes en La Fidelidad o que él no estaba al tanto. Señores, no se abren 40 km de picadas en un bosque sin el permiso de nadie o sin consecuencias, ni se trabaja por cincos semanas sin que nadie en el campo se dé cuenta. Hubiera podido limitarse a hablar de La Fidelidad, pero la respuesta fue más allá: se nos dice que tampoco hubo desmontes en los alrededores de La Fidelidad. Esta afirmación ya entra en el ridículo.

Un informe de Greenpeace del 22 de abril ya había señalado que en Formosa, así como en Chaco, Santiago y Salta, los desmontes habían continuado durante la cuarententa. En Formosa se relevaron 1132 hectáreas deforestadas al 15 de abril (el 6 de mayo esta superficie ya se había incrementado a 1710 hectáreas, siempre según Greenpeace). Comparando la ubicación de estos desmontes respecto a la Estancia es facil darse cuenta de que varios se dieron en su proximidad. No sorprende, La Fidelidad en Formosa de hecho está rodeada por desmontes.

Sin ir más lejos en el tiempo, en 2019 se terminaron de desmontar unas 15mil hectáreas (equivalente a tres cuartas partes de Capital Federal) en un predio 5km al sur de la Estancia, así como se desmontaron cientos de hectáreas directamente en la puerta de acceso de La Fidelidad. Estos desmontes afectaron incluso el corredor biológico aprobado oficialmente por la Provincia de Formosa, donde por ley se debía mantener entres el 80 y el 90% de los bosques. Volviendo adentro del predio, un atento análisis satelital demuestra que en La Fidelidad desde 2017 hasta hoy se han abierto más de 83 km de picadas, sin contar los 51km que ha comportado la re-apertura de la ruta provincial n.9, un camino de tierra que cruza el inmueble de parte a parte, y un sin fin de sendas menores, algunas ligadas a explotación forestales del predio ya conocidas y realizadas entre 2011 y 2014 y otras más recientes.

Es entonces licito preguntarse seriamente: que está pasando con La Fidelidad en Formosa? El punto es que si bien la ley N° 1660 de la Provincia declaró protegida una parte de la misma, se olvidan de decir que hay otras partes (un bloque de 4700 ha, uno de 9600 ha y uno de 800 ha) que todavía se encuentran en categoría verde, o sea son legalmente desmontable. La sospecha es que La Fidelidad, que en Chaco fue declarada Parque Nacional, en Formosa se está loteando en silencio y a espalda de la opinión pública (en el catastro oficial todavía figura como un único inmueble) para convertirse en parte en monocultivos de soja o pastizales implantados para la ganadería. Este es el destino que le espera a uno de los últimos paraísos del Gran Chaco, refugio de tantas especies animales amenazadas y únicas. Estamos a tiempo para salvarla? Formosa tiene 1.500.000 hectáreas con aptitud agrícola y otros 5.500.000 ha para ganadería: sobra espacio y sobran alternativas. Porqué desmontar La Fidelidad? Si hay algo que nos ha recordado esta pandemia, es que la vida es más importante de la economía. Está en nosotros decidir si escuchar esta alarma o seguir por el camino hacia la autodestrucción”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *