Violencia en Fontana: la provincia será querellante y pide la detención de todos los policías involucrados

En su constitución como querellante, el Poder Ejecutivo solicita la detención de todos los policías involucrados, las medidas de prueba pertinentes, el respetuoso tratamiento de las víctimas y el apartamiento total de la Policía de la investigación.

 La Secretaría de Derechos Humanos y Géneros de la Provincia se constituye como querellante en la causa que investiga la violencia policial ejercida por agentes de la comisaría tercera contra una familia qom del barrio Bandera Argentina de Fontana, en la madrugada de este domingo 31 de mayo.

De esta manera, el gobierno busca impulsar y aportar a la investigación que se encuentra en sede judicial bajo la órbita de la fiscalía de derechos humanos. “El gobierno impulsará y exigirá todas las imputaciones que correspondieren así como las medidas de prueba que consideremos en base a la experticia del equipo técnico en querellar este tipo de hechos”, indicó la subsecretaria de Derechos Humanos, Nayla Bosch quien recordó que el poder ejecutivo del Chaco es pionero en la constitución como querellante en causas de graves violaciones de derechos humanos en democracia.

En su constitución como querellante, el gobierno mediante el patrocinio del abogado Kevin Nielsen, del equipo de la Secretaría de Derechos Humanos y Géneros, solicita el pedido de detención de todos los policías involucrados por los delitos de allanamiento ilegal, privación ilegítima de la libertad agravada, vejaciones agravadas, torturas y tortura de tipo sexual; las medidas de prueba para el adecuado avance de la investigación; el respetuoso tratamiento de las víctimas; y el apartamiento total de la Policía de la investigación y aplicación Protocolo de Estambul.

Intervención estatal y apartamiento a los policías
Luego de conocido el hecho, el gobernador Jorge Capitanich dispuso el inmediato apartamiento de sus funciones de los agentes responsables de ejercer violencia policial. Además en el caso interviene el Órgano de Control Institucional (OCI) de la policía, junto a la Fiscalía de Derechos Humanos, exigiendo la correspondiente investigación al personal policial que intervino en el operativo y realizando la investigación judicial para que sean juzgados penalmente por sus actos.

El domingo a la mañana, tras una denuncia de violencia policial recibida en la línea de atención, la Secretaría de DDHH interviene a través de los equipos especializados de las guardias de Derechos Humanos y la de Géneros quienes concurrieron al domicilio de las y los damnificados para tomar la denuncia formal, además de ponerse en contacto con la fiscalía en turno y la fiscalía especial en Derechos Humanos.

El equipo de profesionales de la Secretaría se hizo presente en el domicilio para realizar el abordaje integral pertinente, y garantizarles el asesoramiento y orientación legal en cuanto a la reivindicación de sus derechos vulnerados.

FUENTE: Agencia FOCO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *