Gran Bretaña excluye a Huawei de su red 5G y la compañía habla de “politización” y “decepción”

El Gobierno del Reino Unido anunció este martes que en 2021 prohibirá a los operadores de telecomunicaciones adquirir tecnología 5G de Huawei, para garantizar la seguridad, tras las sanciones aplicadas a la empresa china por Estados Unidos. El gigante chino respondió: calificó la decisión de “decepcionante” y “politizada”.

En una declaración ante la Cámara de los Comunes, el ministro de Cultura, Digital, Deportes y Medios de Comunicación, Oliver Dowden, dijo que toda la infraestructura aportada hasta ahora por Huawei será eliminada del territorio británico desde hoy a 2027.

Es decir que el Gobierno de Boris Johnson proyecta un plan de seis años para borrar del territorio británico todo lo que tenga que ver con las redes de Huawei.

“Lamentablemente nuestro futuro en el Reino Unido ha sido politizado, esta es una cuestión de política comercial de Estados Unidos y no de seguridad”, afirmó el vocero de Huawei en Londres, Ed Brewster, declarándose “decepcionado” por una decisión que “amenaza con ralentizar el desarrollo digital” del país y “aumentar las facturas” de los usuarios dado que los equipos de sus competidores son más caros.

La medida aparece luego de que China está amenazara al reino con dejarlo sin teléfonos celulares y sin electricidad por el grado de penetración en los últimos años en los proyectos de infraestructura británicos, incluida su producción nuclear.

Un riesgo “controlable”, 3 años para migrar al 5G
Dowden comunicó la medida tras una reunión del Consejo de Seguridad Nacional -formado por algunos ministros y el abogado del Estado y presidido por el primer ministro, Boris Johnson-, que anuló otra decisión de enero que autorizaba a Huawei a acceder a partes no estratégicas de la red 5G, al considerar que suponía un riesgo “controlable” para la seguridad nacional.

El ministro explicó este martes que las circunstancias han cambiado y el Consejo “ha tomado en consideración” la decisión anunciada en mayo por EE.UU., inmerso en una guerra comercial con China, de restringir la venta de chips de fabricación estadounidense a la gigante asiática, lo que pone en peligro “la cadena de suministro”.

Las sanciones de la primera potencia mundial “limitan la capacidad de Huawei de producir productos importantes”, lo que crea “incertidumbre en torno a la cadena de suministro” y el Reino Unido “no tiene la confianza de poder garantizar la seguridad del futuro equipamiento 5G de Huawei”, declaró el político conservador.

“Para ser claros, desde el final de este año, los operadores de telecomunicaciones no deben comprar ningún equipamiento de 5G de Huawei, y, cuando se apruebe la ley de seguridad en las telecomunicaciones, será ilegal hacerlo”, dijo.

Dowden admitió que la exclusión de la empresa china ralentizará entre 2 y 3 años el desarrollo de la red de alta velocidad en este país y aumentará el coste en unos 2.000 millones de libras (2.200 millones de euros).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *