La basura sigue siendo un grave problema de contaminación en Castelli

El problema de la basura y la contaminación ambiental sigue siendo un verdadero drama para Castelli, a pesar de instalación de la Planta de Tratamiento de Residuos Urbanos que opera a pocos kilómetros de la ciudad.

La realidad muestra que ingresan por día alrededor de 60 toneladas de basura, y que apenas una parte es procesada en la planta donde algunos materiales se reciclan y periódicamente son comercializados a otras provincias.

• La planta de tratamiento de residuos solamente procesa una parte de la basura, mientras que resto es arrojada a cielo abierto.

La otra parte de los residuos urbanos son arrojados a cielo abierto en un predio que pertenece a la misma planta  donde  cientos de familias concurren diariamente en búsqueda de alimento o algún elemento reutilizable, expuestas a las peores advesidades.

Si bien se cuenta con una máquina para ir enterrando o quemando la basura que va ingresando diariamente, muchas familias acuden a rescatar algún objeto de valor, e inclusive se observa una gran cantidad de animales que sobreviven con los residuos urbanos.

El escenario es el mismo, y quizas peor, que en el antiguo basural que fue reubicado con la promesa de solucionar el problema de la contaminación.

Animales sueltos que sobreviven con los residuos urbanos, donde además concurren numerosas familias en búsqueda de alimento o elementos de valor

Los productores de la zona están indignados por el nivel de contaminación que genera este foco y por la cantidad de insectos que se dispersan en los alrededores del predio de 50 hectáreas que el Municipio adquirió para reubicar el antiguo basural. Actualmente, es sin dudas el principal foco de contaminación de la zona que está bajo la responsabilidad de la Municipalidad de Castelli.

En su reciente visita a la localidad, el Ministro de Ambiente de la Nación Juan Cabandié, visitó el interior de la planta por algunos minutos donde el Secretario municipal de esa Área le planteó algunos aspectos que hacen a la operatividad y accesibilidad al lugar.

El basural a cielo abierto, son varias hectáreas ubicadas detrás de la Planta de Residuos Sólidos Urbanos donde se arroja gran parte de la basura de Castelli que se ha convertido en un impresionante foco de contaminación ambiental.

TRABAJADORES EN CONDICONES INHUMANAS

El la Planta de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbano trabajan 24 personas que se dividen en dos turnos de 6 horas por la mañana y 6 por la tarde. Lo hacen en condiciones inhumanas sin cobertura médica ni garantías laborales, y apenas cobran un beneficio municipal de 5.500 pesos mensuales.

Los operarios de la planta trabajan en condiciones extremas, expuestos a enfermedades o accidentes laborales sin cobertura médica.

En varias ocasiones padecieron accidentes laborales y tuvieron que hacerse cargo de los tratamientos médicos.

Ingresaron a través de un sistema de cooperativa con el compromiso por parte del Municipio de incentivarlos a través de la venta de material reciclado que ellos mismos clasifican en la planta.

Sin embargo, según se pudo saber, estos trabajadores no habrían cobrado el porcentaje que les correspondía de las últimas ventas que se realizaron.

Ni desde el gremio municipal, ni desde las áreas del municipio que están a cargo de este lugar se preocuparon por brindarles condiciones y garantías mínimas a estos 24 trabajadores que conviven con los más de 60 mil kilos de basura que arroja diariamente la población de Castelli.

Publicado en Diario Norte el 20/02/2020 (Texto y fotos: José María Cuellar) 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *