PADRES, DOCENTES Y ESTUDIANTES PIDEN LA REFACCIÓN URGENTE DEL EDIFICIO DE LA ESCUELA SECUNDARIA 184

 El conflicto se agudiza con la toma del edificio escolar donde funcionan 3 instituciones en diferentes turnos y pasan más de 1.500 estudiante por día.

Las instalaciones eléctricas representan un permanente riesgo para los estudiantes que asisten.

La comunidad educativa exige  al Gobierno Provincial una respuesta urgente al grave problema edilicio que representa un verdadero riesgo para  docentes y estudiantes que transitan diariamente  por el lugar.

Allí funcionan dos escuela secundarias, la EES 184 durante el día y la EES Nº 43 por la noche; mientras que la Biblioteca Popular Martín Miguel de Güemes lo hace en los tres turnos.

En el transcurso de la mañaña del jueves, la docente Ramona Zalazar, quien además integra un gremio, denunció «aprietes» por parte de las autoridades de la Dirección Regional Educativa, mientras  que desde la empresa Secheep decidió cortar el servicio eléctrico de manera preventiva.

Aulas deterioradas, con instalaciones que representan un peligro latente

El edificio presenta deterioros históricos en sus aberturas, paredes, sanitarios  y techos;  producto de la falta de inversiones públicas por parte de Estado provincial.

A lo largo de las últimas décadas, desde la institución a través de sus directivos, del personal docente y de la Comisión Cooperadora se han realizado numerosos pedidos de refacción edilicia, pero lo único que en algunas oportunidades se han conseguido fueron pequeñas refacciones parciales.

El edificio representa un avanzado estado de deterioro

Desde las primeras horas del lunes, la Escuela  de Educación Secundaria  Nº 184  fue tomada por un grupo de padres, acompañados por  estudiantes y docentes en reclamo por “el estado de abandono que sufre el edificio que representa un riesgo, tanto para los chicos como para el personal docente que asisten diarimanete”, sostuvieron.

Si bien los reclamos datan de varios años, la medida de no permitir el ingreso al establecimiento  surgió en las últimas horas a partir de la decisión de los directivos de Suspender las clases por peligro de electrocución el pasado martes 14 por “peligro de electrocución” ante las condiciones climáticas que afectaron a Castelli.

Durante la jornada del jueves, cientos de estudiantes, padres y docentes se congregaron frente al edificio escolar juntando firmas para elevar un pedido formal a las autoridades provinciales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.