Primer avance hacia la “nueva normalidad” en el Chaco

Si bien los indicadores sanitarios acompañan, distritos que avanzaron con retomar la vida prepandemia debieron retroceder por el avance de los contagios.

Cuando se analiza la pandemia, el principal argumento de las autoridades es que la extensión del aislamiento obedece principalmente a preparar un sistema sanitario postergando de forma endémica y profundizado en los últimos años cuando de ministerio bajó de rango a secretaría.
El objetivo parece haberse alcanzado al menos aquí en Chaco, un número de infectados alto que lo ubica solo por detrás de Provincia y Ciudad de Buenos Aires, un incremento importante en la cantidad de recuperados que hizo de solo uno de cada cuatro se mantengan como casos activos y una estructura público/privada que no tuvo sobresaltos con la demanda.

Hoy, a casi un mes de al menos en lo normado de estar en el segmento de fijarse en la mínima expresión de actividades comerciales y sociales, pero que lejos está de lo que se observa en la movilidad ciudadana en el área metropolitana como conglomerado que concentra la mayor cantidad de contagios, el Gobierno promueve un desconfinamiento gradual.

‘Hay que aprender a convivir con el virus‘, señaló en varias oportunidades el gobernador, Jorge Capitanich, de alguna indicando que la cuarentena no será eterna y que extenderla con dureza en el tiempo tampoco es un sinónimo de éxito. De hecho desde que se estableciera la vuelta a la fase 1, allá por el 28 de junio, se produjeron 1272 casos y 39 muertos, números que se esperaban que sean menores por el endurecimiento de las medidas.

Entre los indicadores positivos a la fecha se cuenta a la tasa de duplicación que desde Nación establecieron en 25 días para avanzar de fase y que el último reporte marca que la provincia alcanzó los 43 días.

INQUIETUD

El principal interrogante que se abre con la flexibilización es poder sostener los avances y que no ocurra con lo acontecido en provincias en las que ‘la nueva normalidad‘ parecía asentada y que en la actualidad con el avance de casos debieron retroceder parcialmente o en localidades puntuales.

Ayer se conocía que ciudades de Mendoza, Jujuy, Buenos Aires, Formosa, Tierra del Fuego, Córdoba y Entre Ríos debieron dar marcha atrás con el desconfinamiento luego de que se multiplicaran los casos de coronavirus.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, anunció que la provincia regresa a la Fase 1 de aislamiento estricto hasta el domingo 2 de agosto, al superar los 1000 casos de coronavirus.

El mandatario provincial indicó que a la fecha hay ‘zonas críticas muy complejas‘ como es el caso de Perico, San Salvador de Jujuy y Libertador General San Martín, donde ‘el desborde es muy alto‘ y allí se impondrá la prohibición de circular después de las 21.

También el gobierno de Formosa informó hoy que se detectaron dos nuevos casos de coronavirus por lo que estableció que Clorinda vuelve a fase 1 hasta la 0 hora del 7 de agosto‘.

También Salta y gran parte de Entre Ríos se encuentran en Fase 4, con distanciamiento social y la mayoría de las actividades habilitadas, pero los departamentos entrerrianos de Paraná y Gualeguaychú, que registran la mayoría de los contagios, permanecen con actividades restringidas.

Fuente: Norte Digital

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *