REVELAN LA PRESENCIA DE ARSÉNICO Y BACTERIAS EN EL AGUA QUE CONSUMEN VARIAS LOCALIDADES DEL IMPENETRABLE

Un informe científico basado en el estudio de muestras de agua que consume la población de distintas localidades del Impenetrable, confirma que existen altos niveles de contaminación de arsénico, bacterias e inclusive contaminación de origen fecal que ponen en riesgo la salud de la población.

El trabajo de los profesionales recolectando muestras de agua en distintas localidades del Impenetrable. Los resultados revelan altos niveles de riesgos para las poblaciones por la presencia de arsénico, bacterias y contaminación de origen fecal.

Se trata de un trabajo conjunto realizado por la Universidad de Buenos Aires, el Conicet, el Instituto Nacional del Agua y el Ingeis con el financiamiento de la UBA a través de un proyecto de extensión universitaria. Este equipo está conformado por docentes, investigadores de distintas disciplinas, un documentalista, bioquímicos, ingenieros químicos, y una periodista que a principios de esta semana llegaron hasta la localidad de Fuerte Esperanza para presentar públicamente los resultado del trabajo que vienen realizando desde hace dos años.

“En una primera etapa realizamos un trabajo de relevamiento de la calidad del agua en varias zonas del Impenetrable donde tomamos muestras en las localidades de Fuerte Esperanza, Nueva Pompeya, Sauzalito, Sauzal, entre otras”, explicó a NORTE Alcira Trinelli integrante del equipo de investigadores.
El trabajo consistió en tomar muestras para analizar distintos parámetros en el agua que pueden ser físicoquímicos, biológicos y luego se contrastó con la legislación para saber si el agua es apta para el comsumo.

En los años 2017 y 2018 se hiceron dos muestros importantes y en esta oportunidad llegaron hasta la zona para presentar los informes técnicos detallados sobre dichos resultados.

NO APTA PARA EL CONSUMO

Según revela el informe, “las agua de pozo tienen niveles peligrosos de arsénicos, que es un metaloide tóxico, y que si se lo consume durante tiempos prolongados provoca efectos crónicos en la salud que podrían hasta terminar generando tumores”, explicaron. Pero además, se encontró que las aguas de pozos que muchas poblaciones consumen en la región también tienen elevados contenidos de sales que son nocivas para la salud.

Un trabajo conjunto realizado por la Universidad de Buenos Aires, el Conicet, el Instituto Nacional del Agua y el Ingeis con el financiamiento de la UBA a través de un proyecto de extensión universitaria

En cuanto al agua acumulada en reservorios, “aparece el problema de las bacterias por la acumulación durante mucho tiempo y al no estar higienizada debidamente la propia agua va desarrollando el crecimiento de estos microorganismos”, precisaron.

En términos generales, no es apta para el consumo humano, aunque si hay bacterias se puede resolver con tratamientos sencillos como la cloración o hirviéndola, pero el agua de los pozos con alto contenido de arsénico y otros contenidos químicos, eso no lo puede resolver la gente y son difícíles los tratamientos de ósmosis, explicaron.

“Venimos trabajando y ya hemos alcanzado algunos informes previos sobre esta situación a varios organismos provinciales, entre ellos la Administración Provincial del Agua”, explicaron los profesionales y aseguraron que “la única alternativa de solución de este problema es la construcción de acueductos para las poblaciones”.

“”La situación es muy mala”, aseguran los profesionales y reconoce que además de los problemas del arsénico en el agua de pozos, se encontraron niveles muy altos de bacterias muy peligrosas para la población; como así también contaminaciones de origen fecal como consecuencia de la contaminación de las napas por falta de obras cloacales.

*Por José María Cuellar – Publicado en Diario Norte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *