VOLVIERON LOS CONFLICTOS A BERMEJITO: CORTES DE RUTAS, CONTRAPIQUETES Y USURPACIÓN DE VIVIENDAS

Numerosos conflictos sociales volvieron a alterar a la población de Villa Río Bermejito, con cortes totales de rutas, contrapiquetes, usurpación de viviendas y un clima de tensión que preocupa a la comunidad.
La medida más dura la encabezaron dirigentes de pueblos originarios a unos 7 kilómetros del acceso, con un corte total de ruta, impidiendo el paso de todo tipo de vehículos. Esta extrema situación afectó considerablemente a la actividad comercial, productiva y social de la localidad, dejando prácticamente aislada a la población del resto de la provincia. Automovilistas que circulaban por el lugar, expresaron su impotencia por la situación que volvió alterar el clima social de la región. La medida no tuvo contemplación de nada y la única manera de llegar a la localidad era caminar los siete kilómetros desde el corte hasta la planta urbana. Numerosos docentes quedaron varados sin poder llegar a sus escuelas, profesionales médicos no pudieron cumplir con su trabajo en el hospital de la localidad y los comerciantes denunciaron desabastecimiento de todo tipo de productos.
La medida se suspendió el viernes por la tarde, pero los manifestantes adelantaron que regresarán a la ruta este lunes para retomar el corte. En medio de esta situación, la población pide una urgente intervención de las autoridades provinciales porque aseguran estar cansados de esta situación que se repite permanentemente.

REVISAN A LAS AMBULANCIAS

La directora del Hospital de Villa Río Bermejito, Mirian Benítez, relató esta semana en declaraciones a Radio Fan de Castelli que los manifestantes retienen a las ambulancias, controlan quiénes viajan y “supervisan el estado de salud de los pacientes para determinar si le conceden el paso o no”. Indignada por la situación, expresó que “es terrible lo que estamos pasando” y contó que “todos los días recibimos a personas que llegan con mucho dolor o fiebre porque no los dejan pasar, obligándolos a caminar o permanecer entre dos a tres horas en el corte”. Explicó que el personal de salud tampoco puede cumplir sus horarios porque los piquetes no dejan avanzar y que incluso han detenido al camión con medicamentos para el hospital de Bermejito.
Finalmente relató que “el día martes les solicité por favor que me dejaran pasar para tomar la guardia del hospital y me negaron rotundamente el paso. No entienden a las familias con personas internadas y no hay maneras de hacerlos entender” lamentó la doctora Benítez.

USUPACIÓN DE VIVIENDAS

Por otro lado, más de 40 familias de las 16 organizaciones de pueblos originarios y criollos usurparon el pasado jueves las viviendas a medio construir del programa “Sueños Compartidos”. Esta decisión fue a raíz de “la falta de respuestas del gobierno ante el constante reclamo de nuestros hermanos que necesitan una vivienda para sus familias”, explicó el dirigente Roberto Díaz.
Díaz, que representa a las 16 organizaciones de pueblos originarios y comunidades criollas, había radicado una denuncia policial el miércoles 22 de junio donde expresa que desde hace siete años dejaron en estado de abandono la obra, y que actualmente no tienen información acerca de la finalización de las viviendas que desde un principio fueron destinadas para cubrir parte de la gran demanda habitacional de las comunidades aborígenes. Pero además, en la denuncia pidieron que la Justicia investigue a dónde fueron los fondos destinados para construir las 80 viviendas que quedaron sin terminar en el acceso a la localidad.

FUENTE: Diario NORTE Agencia José María Cuellar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *