DESESPERADO PEDIDO DE JUSTICIA DE FAMILIARES DE EDUARDO JEPIK

Familares del comerciante asesinado en Miraflores, Eduardo Jepik, expresaron un desesperado pedido para que la Justicia investigue a fondo el caso ocurrido el 9 de noviembre del año pasado. Aseguran que no se trató de un asesinato en situación de robo como se informó desde un principio y cuestionaron duramente, tanto el accionar de la Policía de Miraflores como de la Fiscalía de Investigaciones Nº 1 de Castelli.

En este sentido, pidieron que la Fiscal Raquel Maldonado avance con la causa hasta lograr esclarecer quién asesinó al hombre y cuáles fueron las causas. Javier Jepik, uno de los hijos, aseguró que “estamos deseperados y sentimos impotencia porque vemos que en la Justicia no hacen nada para esclarecer el crimen de mi padre”.

Los familiares también apuntan al accionar de las fuerzas de seguridad de Miraflores por el desempeño desde un primer momento. “Entendemos que todo se hizo mal desde un principio, por ejemplo no cercaron la zona dejando entrar y salir a varias personas del lugar que deberían cuidar para las pericias, cruzaron a los acusados con los testigos y ni siquiera nos informaron en un primer momento, al punto que nos enteramos horas después gracias a los vecinos que nos avisaron”, aseguró Vanina, otra de las hijas de Jepik. “Pasaron 10 meses sin respuestas y hay un asesino que está suelto y camina entre nosotros, porque quienes deberían ocuparse de resolver este caso nunca lo tomaron con seriedad y compromiso”, lamentaron.

Desde que se produjo el crimen, los familiare no pararon de reclamar justicia, realizando marchas por las calles de Castelli, planteándoles el reclamo al Ministro de Seguridad Martín Nievas y al Procurador Jorge Canteros. “Nada fue suficiente para lograr que la investigación se mueva, pero estamos dispuestos a llevar nuestro reclamo a todas las instancias provinciales y nacionales”, aseguraron.

Eduardo Jépik fue asesinado a golpes del 9 de noviembre de 2016 en el interior de su local comercial ubicado en pleno centro de la localidad de Miraflores. Según explicaron los familiares, los autores solamente se llevaron su teléfono celular y se dieron a la fuga. Cuando los vecinos advirtieron de la situación, informaron a la Policía quien a las pocas horas detuvo a 4 conocidos jóvenes que habían sido vistos corriendo en inmediaciones del comercio, entre ellos tres menores que posteriormente recuperaron la libertad.

El otro joven es el único detenido acusado de ser el autor, pero para los familiares de Jépik “no tuvo nada que ver y probablemente la Justicia lo tiene preso para intentar hacer creer que el hecho está esclerecido, pero aquí hay algo de fondo que no están queriendo investigar”, aseguró Vanina Jépik.

Desde un primer momento, tanto sus hijos como su ex esposa, iniciaron una investigación, primero en forma particular, y ahora con el asesoramiento del abogado Carlos Gustavo Del Corro, y llegaron a la conclusión de que hay elementos que aún no fueron analizados a fondo y que pueden llevar a los investigadores a dar con el verdero autor. En este sentido, hicieron hincapié en la aparición del teléfono celular que fue secuestrado hace pocas semanas y que ya está en manos de la Justicia. “Lo llamativo, es que no se ha realizado una investigación rigurosa respecto a quiénes tuvieron dicho artefacto, cómo llegó a manos de la persona a quien se le secuestró; entre otras detalles”, puntualizaron

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *