EL INSSSEP PAGA JUBILACIONES DE MÁS DE 250.000 PESOS

¿Crisis?¿Cuál crisis? Aunque el Chaco es una de las jurisdicciones más pobres del país, su caja previsional -que carga un déficit sideral sobre las arcas del Estado- se da el lujo de abonar haberes de más de 250.000 pesos, según pudo constatar NORTE al acceder a un listado de las pasividades más abultadas.

Se trata del lote de jubilaciones “privilegiadas” que abona el Instituto de Seguros, Seguridad Social y Préstamos (Insssep), muchas de las cuales quebraron fácilmente la barrera de los 100.000 pesos luego de que los diputados aprobaran una ley que eliminó los topes que regían para los haberes provinciales. Ahora, algunos sectores reclaman la reinstauración de un haber máximo.

Lo hace por ejemplo el gremio docente Atech, argumentando -con mucho sentido común- que la existencia de jubilaciones descomunales, como todas las de seis dígitos, contraría el principio de solidaridad que debería regir en el sistema previsional chaqueño.

Una locura
Una lectura del listado de jubilaciones más altas del Insssep genera una sorpresa doble. Primero, por las cifras en juego. Segundo, por el hecho de que esos haberes se paguen en el Chaco y a través de un organismo que tiene a sus finanzas en llamas. Hay en esa nómina cuatro hombres y una mujer cuyas pasividades brutas superan la barrera de los 200.000 pesos.

Es decir, todos ellos, pese El Chaco, una potencia: el Insssep paga jubilaciones de más de 250.000 pesos a ser personas desconocidas para el común de la gente, cobran una jubilación superior incluso a la de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Es decir, están mejor pagados por el Estado ellos que una figura que estuvo durante dos mandatos al frente de la administración de la Nación. Sus haberes son también superiores a los de cualquier juez jubilado de la Corte Suprema de Justicia de la Nación.

O sea, una locura total, pero de ésas a las que nuestra provincia nos tiene habituados. De esos “cinco fantásticos” del sistema previsional provincial, el que lidera la tabla es un pasivo que percibe un haber bruto de 251.953 pesos. Pero en total hay casi 200 personas más que cobran haberes brutos por encima de los 96.823 pesos que hubieran existido hoy como tope máximo si los legisladores no hubiesen derogado la ley 7.820.

Esa norma fue anulada en 2016 por los diputados con el argumento de que los topes generaban una elevada litigiosidad contra el Estado por parte de jubilados que “chocaban” contra ese límite y a quienes las asombrosas ecuaciones previsionales del Chaco les indicaban que estaban en condiciones de ganar más que eso.

Los topes fueron establecidos por la ley 4044, sancionada en 1994. Fue conocida como “la ley de los once”, porque ésa fue la cantidad de diputados que la votaron. Fueron legisladores peronistas que, en tiempos en que Acción Chaqueña gobernaba la provincia, buscaron la sanción de esa norma para impedir que la caja jubilatoria local fuera transferida a la Nación, como motorizaban entonces el presidente Carlos Menem y su superministro de Economía, Domingo Cavallo.

El tope establecido por el artículo 136 de la 4044 es el equivalente a doce sueldos mínimos del escalafón de la administración central, lo que hoy equivale a un techo de 96.823 pesos. Una cifra de todos modos altísima, pero que para muchos jubilados de nuestra provincia, evidentemente, sonaba a poca cosa.

*Publicado en edición impresa de DIARIO NORTE

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *