LA LLUVIA TRAJO ALIVIO A VARIAS LOCALIDADES DEL IMPENETRABLE

Numerosas poblaciones del Impenetrable  fueron beneficiadas por las precipitaciones de las últimas horas. Aunque con milimetrajes dispares, la lluvia también llegó a esta región del Chaco y trajo un gran alivio, tanto para algunas localidades como para zonas rurales del Impenetrable.

Miraflores luego de la importante lluvia (Foto gentileza Miraflores Cosas Lindas)

Después de varias jornadas agoviantes con temperaturas promediando los 40 grados, el cambio de tiempo llegó el miércoles por la tarde, registrándose algunos chaparrones aislados en algunos puntos del departamento General Güemes.

Sin embargo, las precipitaciones más importantes llegaron a partir de la madrugada del jueves y se prolongaron durante prácticamente la jornada.

IMPORTANTES REGISTROS

Según datos parciales, hasta pasado el mediodía del jueves se registraban en Miraflores 110 milímitros, en Las Hacheras 145 milímetros, en Villa Río Bermejito 90 milímetros y en Castelli 40 milímetros. Las condiciones climáticas se mantendrán hasta el fin de semana, con pronósticos de más lluvias en la región, según el SMN. Datos similares se registraban en zonas rurales aledañas a estas localidades, con caminos totalmente instransitables. En Miraflores, algunas familias que residen en zonas bajas, tuvieron inconvenientes debido a la cantidad de agua caída en pocas horas. No obstante, desde el municipio de esa localidad informaron a este medio que se realizaron recorridos por toda la planta urbana y aseguraron que la situación está totalmente controlada, explicó un funcionario. En Castelli, las calles de tierra están intransitables, mientras que los principales canales de desagües funcionaron normalmente durante la jornda.
Sin embargo, más hacia el norte del departamento General Güemes prácticamente no se localizaban lluvias. En Fuerte Esperanza una llovizna de 7 milímetros apenas para apagar la tierra hasta el mediodía del jueves, mientras que en Sauzalito y Nueva  Pompeya prácticamente sin lluvias.
El departamento General Güemes necesitaba imperiosamente de una lluvia para aplacar la arena suelta en sus caminos de tierra, pero además para abastecer a las poblaciones rurales que ya estaban sintiendo la falta de agua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *